jueves, 19 de agosto de 2010

Cómo cambiar las bolsas de colostomía





En ocasiones, por variadas razones, es posible que un paciente necesite llevar bolsas de colostomía, quizás por un tiempo o de forma permanente. Mientras están en el hospital los pacientes, se les educa todo lo posible en el manejo de las bolsas de colostomía, pero es cierto que en un primer momento puede parecer complicado.

Aunque hay varios tipos, básicamente las bolsas de colostomía constan de dos partes: la bolsa propiamente dicha y el apósito circular. Este apósito está diseñado para dañar lo menos posible la piel del paciente y aguantar pegado el

mayor tiempo, de manera que sea posible cambiar las bolsas muchas veces sin cambiar siempre de apósito, lo cual sería muy irritante para la piel.



Para cambiar una bolsa de colostomía necesitamos:

-el apósito circular y la bolsa de colostomía.
-una bolsa de plástico (para tirar los desperdicios)
-bastantes gasas
-suero fisiológico
-unas tijeras




Procedimiento

1. En primer lugar debemos medir la cirncunferencia del orificio en la piel. Hay paquetes de colostomía que traen una especie de regla medidora, pero se puede hacer a ojo simplemente. Una vez nos hacemos una idea de cómo de grande es el orificio, cortamos con las tijeras la circunferencia en el áposito circular (que lleva impresos círculos con diferentes medidas para usarlos de guía, ver figura 3).

2. El apósito pega mejor cuando está caliente, por lo que un truco es calentarlo un poco con un secador de pelo o ponerlo unos segundos en el microondas justo antes de usarlo. Una vez recortado el círculo y calentado el apósito, lo pegamos sobre la piel, rodeando el orificio.

3. Ahora sólo queda conectar la bolsa. Para conectarla y desconectarla, debemos usar una pequeña pestaña de sujeción que lleva la bolsa (ver flecha en la figura 1). Primero ajustamos la bolsa al apósito, y a continuación cerramos la pestaña hasta oír el clic que indica que ya está cerrada. Atención: debemos poner la bolsa de forma que sea lo más cómoda para el paciente y recoja bien las heces: con la bolsa cayendo hacia abajo y ligeramente inclinada hacia el exterior, para que caiga hacia el muslo del paciente.

Cuando queremos quitarle una bolsa que ya está llena, tenemos a mano la bolsa de basura y el suero y las gasas para tirar los desperdicios y limpiar y secar la piel del paciente si fuera necesario.

3 comentarios:

Manuel Clemente dijo...

Muy interesante tu blog, soy un apasionado de todo lo relacionado con la medicina.

Buen trabajo

Anónimo dijo...

me gustaria mas es`´icasion ssobre como canbiar la bolsa y si hay que cambiarla todos los dias ya que tengo un familiar con ese problema y le hacen canbiar dos veses por semanas y en el dia la basia nada mas es coreto esto no es peligroso ppor las infesiones

Aracely dijo...

Hola, para asesoria y materiales estamos a su disposicion en www.heridasycolostomias.com

Gracias y hasta pronto.